EmpoderaT | Maria

Maria es una de las mujeres más luchadoras, fuertes y seguras que conozco, siempre me ha demostrado que ella ha podido y puede con todo, orgullosa de todo lo que ha conseguido y transmite a todas horas esa seguridad que nos hace falta tantas veces al resto.

A sus 87 años no tiene claro que le vaya a llegar la hora de morir, ella se siente tan joven como siempre, nada le frena, con alguna arruga de más y unas manchas que le han salido «por culpa de la mascarilla», comenta. Se cuida diariamente, hace gimnasia (ahora en casa por las restricciones) y se relaciona con la gente del barrio con alegría. Hay días que no saldría a la calle, desmotivada por su soledad, pero solo falta un pequeño empujón para comerse el mundo.

Siempre preparada para cualquier plan divertido que le propongas, ella se quita el mandil y sale por la puerta detrás de ti.

Le pregunto si hay algo que no le guste de su físico: No, me gusto toda yo! Maria viene marcada por otras modas, donde la delgadez y el moreno era de pobres, así que ella está estupenda, algo bajita dice, pero no le ha impedido hacer nada.

Conquistó al hombre más encantador de su pueblo «siendo poca cosa» como ella dice. Hicieron una fantástica pareja durante muchos años, iban siempre a la una, donde no llegaba una, llegaba la otra.

A veces me pregunto si esa mujer fuerte que aparenta ser, es su máscara. Pero a sus 87 años y sin poner filtros, sigue demostrando que es ese mujer empoderada que aparenta ser.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *